Insolación Solidaria

Este pasado domingo lo pasé de una manera diferente a la habitual. Estuve en el pueblo de Sant Joan Despí, en Barcelona, colaborando en la reforestación de una cantera.

En ese lugar antiguamente se fué acumulando los desperdicios del pueblo y de los alrededores. Al llegar al máximo permitido se cubrió con una capa de tierra y se reconvirtió en un merendero.

Pues bien, esta antigua cantera está situada justo entre el río Llobregat y la Ronda Litoral. En ella realmente hacia falta poner algún tipo de vegetación, ya que solamente tiene plantados árboles que no dan sombra ni alegran el paisaje. De hecho siempre he visto el tronco vacio.

Lo que se consiguió el Domingo fué, con la colaboración de todo el pueblo de Sant Joan Despi, plantar 300 árboles y otros tantos arbustos de varios tipos. Durante cuatro horas los padres acudían con sus hijos para plantar en familia. Se llevaban de recuerdo la emoción y el gusto de hacer algo por la naturaleza y por el pueblo, a la vez que una fotografía de recuerdo junto con el árbol plantado.
El cambio ha sido radical, aunque todavía no se puede cantar victoria, ya que se ahora se ha de esperar a que realmente los árboles arraiguen en el terreno.
Esperemos que lo consigan cuantos más mejor, así se dispondría de un espacio verde mucho mas acogedor que el actualmente disponible.

Lo único malo de toda la mañana fue no llevarse una gorra, ya que el sol, aunque no era molesto, caía de plano sobre mi, mas bien descubierta, cabeza, con el consiguiente enrojecimiento de la misma. Pero bueno, valió la pena.
Muchas gracias a todos los que estubieron allí. 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *