Las imprudencias al volante (o manillar) son las que causan accidentes.

SemaforoSin ir mas lejos, esta mañana de camino al trabajo, estaba parado en un semáforo. Era una calzada de dos carriles. Yo en el izquierdo, y el de la derecha ocupado por otro coche, un Altea, algo más alto que el mio (llevo un Ibiza del 2000)

Estoy ahí esperando a la bendita luz verde, cuando se me pone una motillo de estas de rueda grande pero 125c.c. también a la derecha a la altura de la puerta de las plazas de atrás. Entre los dos carriles, sobre la linea discontinua que divide la calzada.

Al ponerse en verde, todos arrancamos, y no se si por el hecho de movernos los tres o a que al arrancar la moto se le ha ido a la izquierda, va y me golpea en el retrovisor. Incluso con lo pequeño que es, lo ha movido hacia afuera. ¿Alguien ha visto si se ha parado a disculparse? Yo no. Ha seguido recto sin inmutarse.

Al próximo semáforo, que todavía estaba rojo, me pongo a su derecha, y le hago observar que me ha dado un golpe sin importancia, pero que podía cuanto menos haberse disculpado. ¿Y su respuesta?, pues nada, que no me hubiera movido hasta que el hubiera acabado de pasar. Se baja la visera y se va, dejándome con un palmo de narices. :S

Si hubiera tenido un bazooka se habria acabado el problema en ese instante, jeje. Lo que me pregunto despues de tanto rollo es: si al arrancar en esa situación se cae el de la motillo, la Guardia Urbana… ¿diría que la culpa es mía?

1 comentario

  1. Hoy en día muy pocos són titulados en amabilidad y mira que es uno de los estudios más sencillos que hay. De hecho yo y algunos más lo hemos aprendido sin querer.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *